Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra
política de cookies.

Cooperación Internacional Colombia

Nuestras acciones

El objetivo de nuestros proyectos en Colombia es dotar a las niños y niñas de mayores oportunidades a través de la educación, con el objetivo de que sean agentes activos para la transformación de la sociedad en la que viven y mejorar su futuro.

Es en Colombia donde realmente comenzó la andadura de la Fundación Balms, a raíz del impacto que produjo en Antonio Heredero el ser testigo directo de las duras condiciones en las que numerosos niños y niñas crecían y vivían en el barrio San Joaquín del Vaticano, a las afueras de Bogotá.

Más del 60% de la población colombiana se encuentra en estado de pobreza. De este 60%, el 20% no alcanza a cubrir sus necesidades básicas, afectando directamente a los menores, población vulnerable y dependiente. En términos de nutrición, se traduce en un déficit en la cantidad de calorías y nutrientes que un niño necesita para su normal desarrollo, ratificando el círculo vicioso: enfermedad, desnutrición, ignorancia, miseria y violencia. Esta situación se ve con mayor claridad en los sectores marginales de las ciudades y en el campo.

Para nosotros, la educación es el pilar fundamental, una vez que las necesidades básicas han sido cubiertas. La educación que reciben a través de nuestro programa, dota a los niños y niñas de mayores oportunidades de cara al futuro, para desarrollarse como personas y para transformar la sociedad en la que viven. ¡Ya hemos empezado a ver los primeros frutos!

Colombia mapa

El proyecto tenía como objetivo la puesta en marcha y mantenimiento de un Centro de Atención a la Infancia para niños y niñas de 2 a 13 años en el barrio de San Joaquín del Vaticano, localidad 19 de Ciudad Bolívar perteneciente a la ciudad de Bogotá.

Su realización implicaba la existencia de una base física y de un colaborador local. La base física la constituía la casa donde se desarrollaban las actividades en el barrio de San Joaquín del Vaticano, y el colaborador local que permitía la conclusión efectiva del trabajo era la Fundación Imago.

En este centro se prestaba una atención integral a los menores a través de una intervención en diversas áreas:

  • Alimentación: el centro se encargaba de atender las comidas de los menores durante las horas que éstos permanecían en él, de forma que se completaba su alimentación.
  • Salud: se realizaban reconocimientos médicos, así como campañas de vacunación.
  • Educación: mediante actividades de estimulación temprana, refuerzo escolar, talleres lúdicos y medioambientales. Por otra parte, se puso en marcha una escuela de padres que proporcionaba a éstos más y mejores habilidades como tales.
  • Ayuda al desarrollo: se proporcionaba atenciones y formación a los menores para así asegurar que contribuyeran al desarrollo de su entorno.

Casa de la infancia

Localización
Barrio de San Joaquín del Vaticano, localidad 19 de Ciudad Bolivar Bogotá, Colombia.

Contraparte
Fundación Imago.

Fecha de ejecución
2005-2015.

Nº de Beneficiarios actuales
250 niños y niñas de 2 a 13 años.

Financiación
Fundación Balms para la Infancia.

Colombia está en condiciones favorables para cumplir muchos de sus Objetivos de Desarrollo de Sostenibles. Sin embargo, los promedios nacionales esconden inequidades persistentes al interior de las regiones y entre regiones. Por ejemplo, la tasa de mortalidad en menores de un año es más del doble del promedio nacional (17,47) en departamentos del Pacífico (Chocó, 41,92) y la región Amazónica (38,44). En La Guajira, este indicador alcanza un valor crítico de 31,61. De acuerdo con el Ministerio Nacional de Salud y Protección Social (2012), las tasas más altas de mortalidad materna se presentaron en tres de las cinco regiones con la más alta población rural, indígena y afro-descendiente: la Caribe, la Pacífica y la Orinoquía. En el Chocó, la tasa de mortalidad materna es 224 por 100 000 nacidos vivos, más de tres veces el promedio nacional (65,89).

Las regiones más pobres del país donde vive la mayoría de las comunidades rurales, indígenas y afro-descendientes también se enfrentan a una mayor presencia de grupos armados no estatales y de actividades de economías ilegales. Consecuentemente, la violencia impide aún más la plena garantía de los derechos de la infancia. Las cifras oficiales reflejan tanto el alto impacto del conflicto armado interno en los niños y niñas, así como también los efectos de otras formas de violencia se entrecruzan.

Inequidad, protección y construcción de paz, son factores claves que definen los derechos de los niños y niñas, así como su bienestar, particularmente a la luz de un momento histórico en el que está Colombia. Esta situación de inequidad y desprotección se hace más apremiante en las zonas marginales de las ciudades, como es el caso del barrio Paraíso en Ciudad Bolívar (Bogotá), donde se encuentra el proyecto CASA VALORES. Estos niños y niñas, se encuentran en una situación de vulnerabilidad debido a las precarias o inexistentes oportunidades de alimentación, salud y educación; circunstancias que en algunos casos se agravan aún más por el abandono paterno, la pérdida de su familia, el maltrato y el trabajo a que se ven forzados.

En Paraíso, Ciudad Bolívar, la población infantil presenta bajos niveles de nutrición y un acceso limitado a la educación, la protección, la recreación y el deporte. Sufren la constante violación de sus derechos desde diferentes contextos sociales, culturales y familiares; viven en espacios donde están expuestos a toda clase de riesgos. Estas vivencias bloquean su infancia, el desarrollo de su personalidad, su vida física, intelectual y moral. Todo esto sucede en una etapa de la vida en que el ser humano fija las bases de su personalidad y forma criterios que marcan su desarrollo en la edad adulta. En algunos casos, los menores no cuentan con la capacidad necesaria para la toma de decisiones y pueden ser inducidos por adultos a cometer actos delictivos, o verse utilizados sexualmente. Otros son explotados laboralmente en el lavado de autobuses, venta de dulces en rutas de transporte o en las ladrilleras, utilizándolos para cargar ladrillos frente a los hornos. Estas actividades son altamente nocivas para ellos, ya no solo por no corresponderse con las ocupaciones propias de un niño, sino por el daño que suponen para su salud y las circunstancias de inseguridad en que trabajan.

En ocasiones reciben una mínima remuneración, que deben llevar a sus casas como resultado de su trabajo para aporte al sostenimiento de sus familias. Esto da como resultado un número de menores que se convierten en mendigos y trabajadores en condiciones irregulares, su bienestar se ve afectado y algunos sufren alteraciones emocionales y psíquicas. De esta forma, se enfrentan a una madurez y responsabilidad prematuras.

Bajo estas condiciones es importante desarrollar programas específicos y erradicar todo tipo de maltrato, abandono, explotación laboral y violación de derechos de los niños y niñas que viven en esta zona.

PROGRAMA CASA VALORES

Programa educativo de fortalecimiento de valores humanos tanto en los niños y niñas como en sus padres y madres, mediante la generación de diferentes estrategias educativas: actividades de expresión artística, cursos de formación y talleres complementarios en valores; con objetivo de lograr que cada uno de los participantes del programa se apropie de su rol de actor de cambio favoreciendo así una mejora de la sociedad y comunidad a la que pertenecen mediante un proceso de transformación social.

Objetivos:

  • Fortalecer los valores y principios en los niños, niñas y adolescentes mediante las artes.
  • Dar herramientas formativas a los padres, madres para mejorar hábitos saludables y de convivencia que permitan el desarrollo socio afectivo y cognitivo de los niños y niñas mediante un enfoque de género.
  • Brindar herramientas de desarrollo para prevenir el maltrato infantil, consumo de estupefacientes y cualquier tipo de agresión personal y social.
  • Generar nuevos vínculos con nuestros adultos mayores para incentivar su nivel de presentación.
  • Vigorizar actitudes y aptitudes en los niños y niñas como líderes comunitarios.
  • Reforzar la conciencia social sobre el cuidado del medio ambiente.
BENEFICIARIOS

Beneficiarios directos: 50 niñas y 57 niños con edades comprendidas entre los 5 y 15 años.

Beneficiarios indirectos: familias y comunidad de Barrio Paraíso.

ACTIVIDADES REALIZADAS:
  • Audiovisuales y manualidades.
  • Teatro y actuación.
  • Danzas y música.
  • Dibujos, cómics y taller de lecto-escritura.
  • Taller de saberes colectivos.
  • Escuelas de padres y madres.

Casa valores

Localización
Barrio Paraíso, Ciudad Bolívar, Bogotá. Colombia.

Contraparte
Fundación Balms Colombia y Fundación Social Oasis.

Fecha de ejecución
2015-Actualidad.

Nº de Beneficiarios actuales
50 niñas y 57 niños con edades comprendidas entre los 5 y 15 años.

Financiación
Fundación Balms para la Infancia y Fundación Social Oasis.

Visitar website

Noticias

Qué puedes hacer tú

Desde la Fundación Balms para la Infancia, ponemos a tu disposición varias maneras de colaborar. Escoge la tuya y conviértete en parte activa de nuestros proyectos.

Quiero Colaborar